IMG_5259 copia

Muchos Padres de Familia y Maestros se preguntan a diario ¿Cuál es la diferencia entre un niño que se relaciona positivamente de uno que lo hace a través de la violencia o la agresión?

La respuesta depende completamente del entorno inmediato en el que se desarrolle el menor.

Es por eso que debemos analizar cuidadosamente cuáles son las figuras de autoridad para el niño o para la niña, cómo es el trato de su parte hacia ellos, cómo es el ambiente en el que se desarrollan y si éste cubre sus principales necesidades físicas, emocionales y sociales.

En caso de que el entorno inmediato del niño o de la niña se encuentren llenos de hostilidad, rigidez, violencia, agresión, indiferencia y descuidos en general, ellos crecerán con grandes carencias sociales y afectivas que resolverán tal y como lo han aprendido: con violencia y malos tratos hacia sus pares y rabietas, berrinches y mentiras hacia sus figuras de autoridad.

En cambio cuando proporcionamos a los niños y a las niñas un ambiente saludable libre de violencia en donde existe el amor, el respeto, la comunicación, la libertad y la igualdad, ellos podrán crecer sintiendo confianza y seguridad, ya que perciben el ambiente como un buen lugar para desenvolverse con espontaneidad y sin peligros.

A continuación se enumeran algunos tips para ayudar a que los niños y las niñas puedan relacionarse de manera positiva:

  1. Muéstrate como una figura protectora en quién ellos pueden confiar.
  2. Procura escucharlos y ayudarles a resolver sus necesidades.
  3. Bríndales afecto de tal forma que ellos puedan sentirse seguros.
  4. Enséñales a resolver problemas de manera asertiva.
  5. Evita las comparaciones.
  6. Refuerza su autoestima en todo momento.

Recuerda que es nuestra responsabilidad crear un ambiente saludable para que tanto niñas como niños puedan crecer sanamente.

Infórmate, escríbenos a:

info@asexoria.net

Ana Gabriela Ruiz de la Concha.

Print