IMG_5659 copia

Durante la primera etapa infantil aproximadamente a los 3 años el “no” se convierte en una palabra fundamental en el vocabulario del menor, ya a través de el comenzará a delimitar su interacción con el mundo que lo rodea.

Los niños y las niñas aprenderán a utilizar el “no” de acuerdo con lo que escuchen repetidamente dentro de su circulo familiar. Cuando en casa los adultos constantemente se quejan frente a los menores: ¡No tengo dinero!, ¡No puedo bajar de peso!, ¡No me da tiempo!, ellos(as) difícilmente lograrán utilizarlo de forma efectiva en beneficio del cuidado de sí mismos. En cambio cuando en casa se utiliza la negación de forma asertiva los menores serán capaces de poner limites sanos.

Por ello resulta una gran ventaja enseñar desde pequeños a los niños y las niñas a utilizar el “no”, de esta forma serán capaces de poner un límite claro a través del cual salvaguarden la integridad de su cuerpo y sus emociones.

A continuación te damos algunos tips que te servirán a enseñar el uso del No con asertividad, así los niños y niñas podrán cuidar de sus cuerpo y sus emociones desde pequeños.

  1. Respeta su ¡No! Cuando quieras que él o ella expongan su punto de vista u opinión es necesario que asumas y respetes su ¡no! ya que eso los(as) hará sentir seguros y sabrán que es importante para la familia que ellos(as) pongan su propio límite.
  1. Genera autoconfianza. Cuando los niños(as) crecen en un ambiente afectivo positivo serán capaces de poner límites más claros y asertivos, es decir serán capaces de decir “no” cuando algo les incomoda o los hace sentir mal ya que sabrán que ellos(as) son amados y merecen ser tratados con respeto. En cambio cuando el ambiente familiar esta basado en el autoritarismo será difícil que lo puedan hacer.
  1. Promueve la toma de decisiones. Es importante siempre tomar en cuenta la opinión del niño(a) y fomentar que poco a poco tome decisiones de acuerdo a la etapa de desarrollo en la que se encuentra. El respaldo y respeto que le brinden sus adultos protectores lo ayudará a aumentar su seguridad y confianza.
  1. Fomenta su autoestima. Entre mayor confianza y seguridad tenga el menor, menos vulnerabilidad habrá ya que logrará utilizar el ¡no! con mayor eficacia, se hará respetar y será capaz de pedir ayuda en caso de necesitarlo.

Recuerda que los límites son sanos ya que facilitarán que se genere una relación armónica dentro de la familia y se pueda educar con amor y respeto. No olvides que ¡su mejor ejemplo eres tú!.

Infórmate, escríbenos a info@asexoría.net

Ana Gabriela Ruiz de la Concha

Print