IMG_3690

Sabias que este síndrome es un fenómeno médico que se presenta alrededor del mundo.[1] Este síndrome aparece en los niños que han sido sometidos a un maltrato frecuente ya sea físico o sexual y se refiere a todas las lesiones internas y externas que puede presentar el menor después de ser “sacudido”.

Desafortunadamente el “sacudir” a un niño para corregirlo, para jugar con él, para despertarlo, para regañarlo o para obligarlo a hacer algo es algo que puede ser normal dentro de nuestro entorno social sobretodo porque desconocemos las consecuencias de hacerlo.

Algunos de los síntomas que pueden empezar a aparecer espontáneamente son:

  1. Convulsiones epilépticas, ya que si el cerebro rebota contra el cráneo a temprana edad puede causar inflamación.
  1. Disminución de la lucidez mental y agilidad verbal.
  1. Irritabilidad extrema o cambios drásticos de comportamiento.
  1. Ausencia de sonrisa.
  1. Pérdida repentina del conocimiento.
  1. Perdida esporádica de la visión
  1. Vómitos
  1. Pérdida de la conciencia sobre el espacio y lugar.
  1. Olvidos repentinos y Fugas de Ideas.

Por ello es importante que recuerdes que una educación basada en el respeto y en el amor es mucho mejor para su desarrollo físico, emocional y social.

Infórmate, Escríbenos a info@asexoria.net

 Ana Gabriela Ruiz de la Concha

[1] Clínica de Atención Integral al Niño Maltratado de Instituto Nacional de Pediatría.

Print