palabras

El maltrato verbal es el tipo de más complicado de detectar, ya que no deja evidencias físicas, o rastros en el cuerpo sino que marca la vida emocional y psicológica de la persona, lo cual no se manifiesta tan rápidamente como el maltrato físico.

Esta forma de maltrato se presenta comúnmente en las familias en donde no esta establecido adecuadamente la línea de respeto entre los padres, en donde los roles se confunden con los de los hijos, y las obligaciones y derechos no son establecidas de manera equitativa o existe un alto grado de frustración. Bajo estas condiciones familiares es muy frecuente que los padres maltraten verbalmente a los hijos señalando sus errores, sus dificultades, sus faltas, etc..

Los padres que optan por utilizar el maltrato verbal como forma de trato hacia los hijos limitan mental y emocionalmente su desenvolvimiento ya que imponen una barrera representada por el rechazo, el miedo, el juicio, y la crítica en la relación que mantienen con sus hijos.

Muchas veces creemos que el maltrato verbal es únicamente el que se presenta a través de gritos, desplantes y enojos. Sin embargo existen muchas expresiones socialmente aceptadas las cuales no pensaríamos que se refieren a algún tipo de maltrato verbal, sin embargo al contextualizarlas podemos observar la devaluación, el control, el dominio e invalidación del otro. Un ejemplo de esto es: “Yo lo hago porque tu no sabes”, o la utilización de diminutivos de forma despectiva “tontito”, “feíto”, “gordito”.

Recuerda que tu tono de voz no necesariamente determina la forma en la que te diriges a tus hijos, el contenido de lo qué les dices cuando te diriges a ellos es lo verdaderamente importante, ya que esto determinará la calidad de la relación. Por eso es esencial que cuando te dirijas a ellos lo hagas con respeto, amor, paciencia, tranquilidad, y sepas cuál es el objetivo de lo que les vas a decir.

¡ Que lo único que le grites es que los amas!

Escríbenos: info@asexoria.net

Ana Gabriela Ruiz de la Concha

 

Print